Viernes, 12 Abril 2019 12:58

Transmitir valores a través de la plástica

Una lapicera negra era su herramienta de trabajo para corregir los escritos de los escolares, con otras lapiceras negras en la etapa de jubilado, se inició en las artes pintando temas de fútbol y después en hojas de tabaco cubano pintó historias.


 

por Lic. María Elisa Fernández Delgado
Antecedentes

Walter (63) es el más chico de los tres hermanos varones Tabárez, le sigue Williams y el mayor es el reconocido “maestro”  Washington Tabárez que le lleva diez años y quien lo respaldó para afrontar la profesión de maestro.  Su infancia y adolescencia  la pasó junto a la familia en el Cerrito de la Victoria, entre estudios y con amigos que jugaban a la pelota en los campitos del barrio, hoy guarda los mejores recuerdos. Luego, siguió  la etapa de trabajo continuado en La Teja como maestro, por casi tres décadas (26) en la escuela del barrio Número 103. En la actualidad vive en Malvín,  junto a su esposa María Salomé, también de profesión maestra.   

Walter se jubiló de su profesión y en su nueva etapa se dedica a pintar, era lo que más le gustaba en su infancia y por suerte logró realizarlo. Pinta, dibuja, y crea arte en general de manera intuitiva sobre hechos y temas que considera precisos. Durante un viaje a Cuba, visitaba una tienda de tabacos y se le ocurrió solicitar al dueño una hoja de tabaco, pero  el hombre le obsequió dos. Este regalo se reitera en cada viaje a la isla que realizan los conocidos del uruguayo aquellos que saben que aún se relaciona con “Cueto” el artesano cubano que le regala las hojas que Walter utiliza para expresar y pintar temas referentes de la isla caribeña.

 Mi pintura sobre el “Proceso Tabárez” es temática

La lapicera de color negro que utilizaba en sus años de docencia, se convirtió en parte de su vida. Antes corregía y planificaba tareas en la escuela para los niños, pero una vez jubilado  “…fue parte de mi carrera y quise empezar a usarla para pintar retratos. Primero salió el de Diego Godín y luego el de Forlán por reconocerlo como el mejor jugador  del mundial de 2010. Después, lo extendí y pinté a todo el plantel”.  

Estos retratos formaron parte de una muestra que se exhibió en la sede del Ministerio de Turismo. Walter le obsequió al capitán Diego Lugano una carpeta con los (30) retratos del plantel.

Siente que la selección ha dado momentos precisos a los uruguayos y por esto decidió registrarlos, son los más emblemáticos que también pertenecen a la idiosincrasia de los uruguayos. Creó una secuencia de buenos recuerdos de unas 15 obras, como el primer gol de Luis Suárez en Brasil 2014 contra Inglaterra, o el gol de Godín contra Italia en el mismo mundial.  Con ídem argumento, pintó el festejo inolvidable de Suárez junto a Walter Ferreira luego de la recuperación del futbolista y su posterior triunfo celeste en Brasil 2014, así como, la picada del “loco” Abreu frente a Ghana en la definición por penales que hizo en Sudáfrica 2010. Walter sostiene “no deben ser olvidados”.

Las hojas de tabaco cubano se reconvierten en lienzos  

Al principio no sabía qué hacer con tanto material, hasta que decidió trabajarlas en collage (recortes) En ellas resaltó hechos y protagonistas de la isla. El resultado fue fantástico, ellas – las hojas y su contenido – integraron la muestra que realizó en la sede del PIT-CNT en memoria del aniversario de la revolución cubana. El 26 de julio de 2017, fecha por demás importante para los cubanos (50), se realizó un acto central de Cuba en Montevideo,  en el hall de la sede. Contó con la participación del cónsul cubano David Roblejo Balbuena quien le comentó que en el informativo que se pasa en La Habana se registró el de Montevideo como el único acto fuera de Cuba y  reconocían a Walter como artista plástico y expositor.                                                                      

Después, surgieron otros contactos de parte del embajador de Cuba acreditado en Uruguay, quien lo invitó a exponer en su residencia; y más tarde ofreció  charlas con una Muestra Itinerante de sus obras sobre la selección nacional de fútbol y lo que ésta transmitía a niños en las escuelas, además de actividades que se van dando.

La historia con las hojas de tabaco comienza cuando viajaron a la isla por tercera vez (2011) “Estábamos de visita en el Morro de San Carlos de la Cabaña,  donde hay una fortaleza de la época colonial española que servía para custodiar la bahía”. “Entré a una tienda de Tabacos que había ganado el record Guinnes con el Habano más grande del mundo, y como me interesaba tener una hoja de tabaco, me presenté como maestro de escuela de Uruguay y el hombre me regaló dos. En ese momento tenía un 6to. Año y trabajé  con este material mucho”.

Cuando estaba por terminar mi carrera de maestro, me surgió la idea de trabajar el tema sobre Cuba con la técnica de collage. Primero hice la figura del “Che”, después la de Fidel y ambas están hoy en el despacho del embajador de Cuba, además también realicé una de Artigas hecha con hojas de árboles de Uruguay, entre Guayabos, Laurel, Pitanga…,  fui trozándolas y uniéndolas para dar forma. Pasó el tiempo y un día me entero que una amiga de mi señora viajaba a Cuba, entonces le di para que llevara a Cueto fotografías de los cuadros que había realizado con sus hojas,  ella se las llevó y estando allá se sacó fotos con Cueto, y él me envió más hojas y regalos.

Con el material nuevo hice un “cocotaxi” (trirodado con cuerpo esférico de fibra de vidrio que tiene forma similar a un coco y es servicio de taxi); una partida de dominó porque son apasionados del juego, e incorporé tradiciones que ellos tienen. En otro viaje de 2016 marcharon las fotos para la isla con Evangelina, sobrina de mi señora, quien de vuelta me trajo enormes hojas de tabaco en las que plasmé el conjunto de las “Tradiciones de Cuba”. Con el resto del material hizo “Cuba es Revolución” y pintó sobre ella a sus protagonistas.  

Fundación Mario Benedetti en Uruguay

En esta fundación, se concentra la obra del escritor uruguayo y aquí  se realizó  el lanzamiento de un libro sobre Tania Burque (guerrillera argentina integraba el comando del Che en Bolivia) donde participó el autor, escritor, periodista e historiador cubano Froilán González. Él fue quien reconstruyó la vida del Che e hizo el libro “Diario del Che en Bolivia” y en esta oportunidad reconstruyó la vida de Tania,  pues poco se sabía sobre ella. Walter comentó que hizo su retrato y se lo envió a Froilán.  Al día siguiente, me llamó y agradeció, y se fue con él a Cuba.

Sin duda que el trabajo de cada uno de los Tabárez es distinto, pero ambos han logrado transmitir valores a quienes se relacionan con ellos, es tarea destacable.

Planes futuros

El nuevo trabajo que está desarrollando trata sobre las “Tradiciones de Uruguay” donde están presentes íconos como la flor del Ceibo, el mate, el Hornero y la pelota de fútbol que tanto ha distinguido y dado  a conocer a Uruguay en el exterior, a través del fútbol y sus jugadores. Tradiciones uruguayas se instrumenta sobre un fondo con yerba mate,  a pesar de no ser productores aclara Walter, pero también sostiene “a los uruguayos nos reconocen por tomar mucho mate”.

Otras obras esperan a ser desarrolladas prontamente por el incansable maestro Walter Tabárez, así como otros contenidos harán reconocimiento a figuras relevantes de Uruguay,  similar al tránsito alcanzado con Cuba.

Foto de portada: Muestra Itinerante y charla en las escuelas

Galería de imágenes: 1.- Maestro Walter Tabárez. 2.- De izq., a derecha los hermanos Tabárez Washington, Williams y Walter. 3.- Poema en hoja de tabaco. 4.- Tradiciones y regiones de Cuba plasmadas en la hoja de tabaco

L/D

www.cipetur.com