Martes, 13 Octubre 2020 19:10

Soriano departamento fértil también en turismo

“Aquí nació la Patria” luce en su bandera y “Departamento Fértil” es el lema de la Intendencia de Soriano. Dos conceptos muy arraigados, al que desde hace unos años se sumó el de “destino turístico”. Es que la gestión del equipo encabezado por el director de Turismo José Luis Perazza desde julio de 2010, ha trabajado con empeño para ese logro.

por María Shaw

En los primeros días de septiembre regresé a Soriano, invitada por la Mesa Estratégica de la región Pájaros Pintados y las intendencias de Soriano. Río Negro y Paysandú. En esta ocasión junto a la delegación del Clúster de Operadores Receptivos de Uruguay (CORU), integrada por Abtour Viajes, Cynsa Uruguay, Dcom Travel , Lares y Personal Operadora y otro colega. También participó la Lic. Alejandra Cabrera, Referente del MINTUR para la Región.

Como en todo “Fam Tour”, cumplimos una intensa agenda de actividades. El domingo 6 de septiembre, partimos de Montevideo de madrugada; a las 11arribamos a la oficina de turismo de Soriano, ubicada en el precioso Rosedal de Mercedes que data de 1917. La Lic. Elena Laguzzi y la baquiana Zully Magallanes nos acompañaron en la visita al puerto, donde en el muelle Comercio está atracado el catamarán ‘Soriano I’. Ofrece salidas grupales a demanda, con paseos río arribapor el Hum, hasta la boca del arroyo Bequeló, Arenitas de Oro o Laguna de los Negros, o río abajo, hasta el río Uruguay y Villa Soriano, por el día. También hay una nueva opción a la isla Barrientos, para hacer senderismo, con almuerzo opcional.

Mercedes es una ciudad amable, bañada por río Negro (Hum), que es un gran atractivo en sí mismo, y que a veces se desmadra... La rambla es el paseo tradicional, con 2 vías muy anchas, con plazas que lucen magníficas estatuas; se van intercalando con zonas de camping, de deportes. Frente al puerto está la famosa Manzana 20, sede de grandes eventos, como el Festival Internacional Jazz a la Calle, y el Paseo de Artesanos (ahora abierto los fines de semana al mediodía).  

Castillo & Bodega Mauá

Sobre el mediodía, llegamos al Castillo Barón de Mauá, que estaba en la última etapa de un proceso de recuperación, ya que se inauguró a los pocos días. Por esa razón no pudimos entrar a su renovado Museo Paleontológico, al que recuerdo por su asombroso contenido.

Realizamos una visita guiada a las instalaciones de la Bodega Mauá, propiedad de la Intendencia departamental, que funcional desde 1896. Se busca rescatar el proceso artesanal de elaboración de sus vinos, en sus diferentes variedades, empleando personal altamente capacitado. Allí se procesan 500.000 kilos de uvas, desde la molienda, fermentación, crianza, filtrado, envasado y distribución. Se utilizan 117 piletas, así como barricas para elaborar vinos tintos, claretes y blancos, que se venden en las clásicas botellas de 750 cc, o en cajas de 300 o 400 cc. También retomaron la producción de aceite de oliva virgen, con aceitunas de productores locales, que se prensan artesanalmente, siguiendo los procedimientos originales aplicados por los pioneros italianos que se asentaron en Soriano. Al cierre de la actividad, pudimos degustar los aceites de oliva y los vinos, junto a un almuerzo en bandejitas, como corresponde a la “nueva normalidad”. En una coqueta bolsa, nos entregaron folletería y una botella de aceite Mauá, monovarietal.

City tour con Soriano Viajes

Allí se sumóNoel Moreira, director de Soriano Viajes, agencia responsable del city tour por Mercedes. A causa de la pandemia, han adaptado los paseos para poder realizarlos en caravana de autos, con un guía que se sintoniza a través de una FM. De esa manera se han movilizado desde Mercedes a Palmar, a Villa Soriano, a Carmelo, al “Anglo” de Fray Bentos, a estancias, con distintas opciones que han resultado muy exitosas.

El historiador Efraín Cano nos fue mostrando distintas atracciones de la capital. Cerca de Mauá, llama la atención las ruinas de la Calera Real del Dacá, la primera industria del territorio uruguayo, de 1722y el puente Caviglia. Bordeamos el río por “Carrasquito”, el parque Guernika, con su paseo familiar con churrasqueras, mesas y bancos, para disfrutar a la sombre de eucaliptus centenarios. Subimos por la calle Colón hasta el centro; en la plaza Independencia se luce el monumento al Grito de Asencio y la catedral Nuestra Señora de las Mercedes, de estilo neoclásico. Fuimos hasta la plaza Rivera, para observar lo que quedaba del monumento a la República, ¡ya que hacía unos días lo había tirado un rayo!

A partir de allí comenzamos un recorrido por el circuito de arquitectura, de casas del constructor catalán Francisco Matosas, con fachadas muy recargadas y adornadas con símbolos esotéricos, con algo de Art Nouveau e inspirado en el trencadí de Gaudí. Por el camino, observamos parte del circuito de arte urbano, con murales realizados por 41 artistas nacionales e internacionales, que se reúnen en el Festival Grado 33 en enero. Regresamos a la rambla costanera para pasar por debajo del puente Gral. Liber Seregni, con murales pintados en su base. Ya en el departamento se Río Negro, paseamos por el barrio Los Arrayanes, con su playa, sus barrancas, su zona de parques y de deportes al borde del río y sus casas en terrenos altos con vista a Mercedes. www.sorianoviajes.com.uy El tour finalizó en el San Isidro Golf&Yacht Club, que tiene un interesante plan de expansión, con un apart-hotel y una marina flotante. www.sanisidrogolfyyachtclub.com

Rumbo a Villa Soriano

Por la ruta 95, nos topamos con paisajes bellísimos, y no resistimos la tentación de parar a tomar fotos de los plantíos de canola o colza, con su flor amarilla. 

La guía local Perla Moreira nos esperaba en la entrada de Villa Soriano, fundada en 1624, en una ubicación estratégica, en la confluencia del río Negro y del río Uruguay. Es uno de esos sitios por donde parece que el tiempo no hubiera pasado; es muy tranquila, silenciosa y apacible, y hasta allí llegan visitantes de diversas partes del mundo que descubren esta maravillosa Villa. Nos llama la atención el viejo Timbó, plantado en 1904, que caducó entre 2008 y 2010, pero su perfil sigue siendo uno de los íconos del lugar.

El Museo Regional Santo Domingo Soriano fue creado en 1992, en una casa colonial de fines del siglo XVII, que fue reconstruida en 1966 por el Cnel. Carlos Marfetán, conservando su estilo, y que se encuentra cerrada por mantenimiento; pronto va a alojar la biblioteca Dámaso Antonio Larrañaga. Sí pudimos visitar el nuevomuseoMaeso, que aloja la mayor colección arqueológica del país, con75.000 piezasencontradas en la zona. Por el camino nos detuvimos en la curiosa Casa de las Máscaras, obras con distintas expresiones de la autoría de Juan Bautista “Don Paco” Arteaga (1910-1999).

La vieja Capilla -la más antigua de Uruguay-es sin dudas, es uno de los principales atractivos de la Villa. Fue construida en 1718 en el perímetro de la Plaza Artigas. Su edificio tiene anchas paredes de ladrillos de más de un metro de espesor y una cúpula de azulejos. En su interior, alberga valiosas imágenes de la época colonial, entre las que destacan en el altar, la imagen del Patrono de la Villa, Santo Domingo de Guzmán. Traído desde Europa, su campanario es el más antiguo de Uruguay. En ella también se encuentra uno de las tres imágenes de Cristo de madera con miembros articulados existentes en Latinoamérica. En una tradicional ceremonia, cada Viernes Santo es bajado de su cruz. Y hay un par de imágenes con cabello natural.

El Muelle es tal vez una de las postales más icónicas de Uruguay. Fue construido a principios del siglo XX, como puerto carguero y de pasajeros. Fue reconstruido en dos oportunidades; hoy sólo quedan algunos parantes originales; el muelle está hecho a nuevo, con excelente iluminación. El puerto fue canalizado con el propósito de que las embarcaciones de turistas amarren sin inconvenientes. Desde allí se pueden apreciar hermosos atardeceres sobre el rio Negro.

El ex hotel Olivera, una construcción del siglo XIX en el que se hospedaban personas que llegaban al lugar a tomar baños medicinales en el río Negro, se reconvirtió en la Estación Fluvial en 1913. Actualmente funciona un destacamento de Prefectura Naval y de Aduana,un centro de información turística y la cafetería “El Muelle”, donde disfrutamos de un rico café.

La Villa tiene otras dos casas de comidas: “Don Bigote” (ex “La Familia”) y “Lo de Amelia”. “La Rústica”está en las cercanías, en el paraje La Loma, sobre la ruta 96. Y hasta allí fuimos y nos encontramos con un emprendimiento turístico-cultural y artesanal, regenteado por Sandra Gutiérrez, quien enseña a trabajar la alfarería indígena “timiju”. También ofrece opciones de almuerzo y merienda.

Dolores

Si bien arribamos a la ciudad de Dolores al caer la noche, realizamos un brevecity tour, a cargo de la guía local María Luisa Mendoza. La “capital de la soja y otros cultivos”, se fundó en 1801, en la margen izquierda del río San Salvador, hoy cuenta con unos 20.000 habitantes. El paseo costero es elegido por doloreños y visitantes que disfrutan de la frondosa costa, en especial del Parque Lavalleja en la Península Timoteo Ramouspé, con parrilleros, mesas y bancos. Algunos hitos: el puerto, el Rosedal, el Molino Dolores (ex San Salvador), el Museo Regional de la Agricultura,el monumento a Garibaldi, el monumento al indio Tabaré, la plaza Artigas y el museo Lacán Guazú. Es una ciudad muy arbolada, con hermosos edificios, como el Club Unión, de 1876; el de la Sociedad Italiana, de 1888; el cine-teatro Paz y Unión, de 1895 (que fue afectado por el tornado).

La plaza Constitución luce en su centro el monumento La Acción de Dolores, de José Luis Zorrilla de San Martín; en la esquina se alza la Iglesia Nuestra Señora de los Dolores, una construcción del siglo XIX que nunca fue revocado, por lo cual tiene a la vista los ladrillos rojizos que le dan un toque distintivo; es monumento histórico. La Torre del Reloj una singular estructura de estilo neoclásico,también es patrimonio histórico.

A las 20.30 horas nos esperaban en la posada de campo Casa Abierta. En su Pulpería El Parral, nos recibió la anfitriona Elisa Acosta y el Director de Turismo de Soriano, José Luis Perazza. Disfrutamos de una cena amenizada por un toque de Juan Méndez y Horacio ‘Macoco’ Acosta, integrantes de la Escuela del Movimiento Cultural Jazz a la Calle y de una presentación de terapia vibracional con cuencos de cuarzo. Casa Abierta está en la Ruta 96, Km 31.500. Contacto: 099345819.

Nos fuimos a dormir cansados pero felices, algunos al Hostal del Espinillo, otros al Dolores Hotel, dos excelentes establecimientos: www.hostaldelespinillo.com.uy y www.doloreshotel.com.uy .

De madrugada, partimos hacia Fray Bentos. Pero esa es otra historia.

Galería de imágenes: 1.- La Lic. Elena Laguzzi informa sobre los servicios del catamarán ‘Soriano. 2.- Remozado Castillo Mauá. 3.- Bodega Mauá. 4.- El muelle de Villa Soriano. 5.- La casa de las Máscaras. 6.- La vieja Capilla. 7.- Estación Fluvial de Villa Soriano. 8.- Plaza Constitución de Dolores (Foto Intendencia de Soriano). 9.- Posada de campo Casa Abierta y su pulpería El Parral. 10.- Grupo de anfitriones, artistas, operadores receptivos y periodistas en El Parral.

L/D

www.cipetur.com