Viernes, 05 Septiembre 2014 22:10

¿Estamos “a resguardo” del default argentino?

Con respecto al default parcial acontecido recientemente en Argentina, el gobierno de nuestro país ha declarado a través del ministro de Economía,  Mario Bergara, en forma textual: “estamos a resguardo de impactos financieros”.

por Freddy Caruso

Sin embargo hay opiniones encontradas al respecto ya que por ejemplo, distintos analistas vienen advirtiendo sobre una  pérdida de competitividad y un impacto al intercambio comercial entre los dos países.

En principio debemos decir que el panorama se presenta bastante diferente al acontecido en el año 2002, año en el que Uruguay sufrió una de las peores crisis financieras que se recuerde, surgida a su vez  por una crisis que golpeó a  Argentina finalizando el 2001.

Se supo posteriormente que en aquel año, aproximadamente unas 200 empresas locales dieron quiebra y los índices indicaron que  se duplicó  sistemáticamente la pobreza.

Recordemos que el país vecino, desde hace algún tiempo viene realizando estrictas restricciones a las importaciones y tomando decisiones que afectan fundamentalmente el uso de nuestros puertos y el sector turístico. Aún así, a pesar de estas situaciones que nos afectan, la hemos ido llevando, y no hemos padecido un impacto macroeconómico. 

Del mismo modo, se puede decir que hay opiniones para todos los gustos, pero la mayor coincidencia radica  en que el  primer afectado sería el comercio,  en aquellos sectores y rubros que dependen en forma directa  de la demanda argentina, como ciertos  sectores industriales y el turismo fundamentalmente.

Contra esto, el gobierno opina que ante la situación dada en Argentina, no es probable que suframos una caída sustancial en el sistema financiero. Esta situación está basada en la elevada calificación de la deuda uruguaya y al buen manejo de la deuda pública que ha reducido los riesgos de esta índole.

Sin embargo, en otros ámbitos, analistas  especulan que  Uruguay podría encarecerse aún más en términos relativos respecto a Argentina.

Esto significaría que para la próxima temporada habrán de llegar menos  turistas argentinos y los que lleguen, a su vez, realizarán menores gastos,  profundizando el impacto que venimos sufriendo en este rubro en los dos últimos años por las medidas de restricción aplicadas por el gobierno de Cristina K y ya conocidas por todos nosotros

No debemos olvidarnos que con respecto al turismo, la mitad de los ingresos llegan de turistas argentinos y Uruguay está cada vez más caro para ellos.

Sin embargo y como contrapartida, el ministro Bergara declaró recientemente  que las cifras indican que estamos gastando casi tres veces más de lo que gastábamos en 2010 y la mayor parte de estos gastos se realizan en  Argentina. Aún así anticipó que no habrá impactos de magnitud en la corriente turística desde Argentina y mencionó que el turismo ha sido de los sectores exitosos de la economía uruguaya durante los últimos años. Podría decirse que le tiene fe al equipo de la ministra Liliam Kechichian

Así está dada la situación hasta el momento en la vieja tacita del Plata. Aún faltan cuatro meses para la temporada. Una solución o un equilibrio en la situación argentina nos vendría muy bien. Cuestión de hermanos, se puede decir.

 

publicado en Revista Shop News

 

L/D

www.cipetur.com